El Lopizmo ¿retos insuperables?. Por Gerardo Cruz Vasconcelos


Si bien el tumulto político que enfrenta el presidente López dista de ser despreciable, hay otros retos nada desdeñables. Por supuesto, uno muy importante es la INSEGURIDAD. Ni la "Guardia Nacional" de raigambre Cardenista; ni las Fuerzas Armadas han sido capaces de abatir la inseguridad. El asesinato del dirigente potosino de Coparmex, Julio César Galindo Pérez, el día de ayer, subraya tristemente el rotundo fracaso del Lopízmo en este terreno. Claro, de algún modo nos dirá el presidente predicador que , una vez más, la prensa lo está "linchando públicamente" al exagerar las cosas y que, aparte, Él tiene otros datos. Para variar, nadie lo sacará de ahí. La insinuación presidencial -muy probable- de que de un modo o de otro, la víctima podría haber sido culpable de su destino no está lejana. Los únicos que no nos damos cuenta de que vivimos en un país muy seguro somos sus críticos.


Ese es un gran fracaso del presidente sapiente. Pero seguimos con los retos no políticos: La situación económica es otro, muy relevante. Las cifras está teniendo un "efecto rebote", sobre todo las de crecimiento. Pero eso, lo sabemos todos, es un mero efecto ARITMÉTICO. Sin embargo, el Tlatoani se envolverá en la gloria de "lograr la recuperación económica". Curiosa recuperación será: Sin generación de empleos, con la desaparición de muchas micros y PYMES, con el deterioro del capital productivo; con una severa REDUCCIÓN del llamado "producto potencial" de la economía; con un panorama internacional que NO será favorable para crecimientos espectaculares de nuestras exportaciones; con un T-MEC riguroso que constreñirá TODAVÍA MÁS el crecimiento de las empresas. En fin, con una SEVERA CAÍDA DE LAS EXPECTATIVAS ECONÓMICAS, es decir, de aquellos "espíritus animales", ligados a la INVERSIÓN PRODUCTIVA de los que hablaba Keynes. Pero todo eso NO LO VE el presidente sapiente. Él se imagina, como lo pone claro su repetida mención al "abatimiento de la pandemia", que la "mano invisible" ya está operando, impulsando el crecimiento económico. Y si ese repunte, pasado el "rebote" de cifras, se descubre ficticio, nos esperará otra ronda interminable de IRA, esta vez denunciando hoy y también mañana, a los empresarios que no estarán "haciendo su tarea"; serán tránsfugas que no quieren a México. Para allá vamos. Otro reto, el de la pandemia sigue y seguirá vigente por un buen tiempo. No me detengo, por ahora, en este grave aspecto, que ya superó la mera política y ahora va rumbo a la metafísica estatal. Otro reto, que tiene un origen de CAPRICHO POLÍTICO, pero va mucho más allá de la política: Los "Lázaros" que tienen forma de elefantes negros: PEMEX y la CFE ¿Estas empresas, "orgullo de la obsesión" del presidente predicador realmente podrán contribuir al crecimiento del país? Con gasolinas malas, electricidad CARA y canales de distribución que van quedando OBSOLETOS, entre otras cosas. Por lo pronto, PEMEX SIGUE EN EL HOYO. Genera -como dicen los financieros- valor agregado NEGATIVO para el país.


El presidente López ha sido muy sagaz: Si algo le hicieron ver, con claridad meridiana, es el NO inquietar a las calificadoras (Moody´s, Standard & Poors, Fitch Ratings y similares) y NO recurrir, bajo ningún concepto al Fondo Monetario Internacional. La fórmula: Mantener bajo control el déficit gubernamental y NO endeudarse ni con el FMI de marras ni con entidades financieras PRIVADAS. El presidente López sólo recurre a deudas con el Banco Mundial y con otros organismos de APOYO internacional. Son deudas que, si bien lesionan la calificación crediticia al ir en aumento, no son EXIGIBLES de inmediato, a diferencia, por ejemplo, del FMI. En consecuencia, NO ponen en riesgo la ESTABILIDAD CAMBIARIA en el futuro próximo. Entonces, se da un resultado peculiar: La calificación crediticia de la deuda soberana de México, así como la de empresas "PROBLEMA" como PEMEX, va a la baja y sin duda incide en las tasas de interés que paga nuestro país en el mercado internacional, pero no resulta algo catastrófico. Ayuda, también, el nivel exageradamente bajo de las tasas internacionales y la perspectiva de que prevalecerá ese panorama en el futuro, dada la necesidad de recuperación de las grandes economías. Claro que el costo de mantener nuestro déficit gubernamental bajo control se refleja en RESTRICCIONES DEL GASTO al NO ejercerse lo programado y al cuidar su crecimiento hacia adelante. Esto impide llevar a cabo una política CONTRACÍCLICA al estilo keynesiano en momento de crisis, a diferencia de lo que ya anunció BIDEN para EUA. Entonces, la estabilidad cambiaria tiene altos costos para la economía, sobre todo para los "pobres" que tanto defiende el Lopízmo. Estos aspectos de su "política económica" JAMÁS los menciona el presidente predicador. Su "política de austeridad" es muy costosa, repito, para los pobres y para las micros y las PYMES. Y aquí es donde se genera la MAYOR parte del empleo formal en México. Parece que el Tlatoani presidencial "tiene otros datos". Así nos va y nos irá. A lo mejor terminamos siendo un país con una sólida estabilidad cambiaria pero muerto de hambre.

Tal vez no venga muy al caso, pero recuerdo que después de la Primera Guerra Mundial, el Reino Unido decidió restablecer la cotización-oro de la Libra Esterlina que prevalecía ANTES de la guerra (Keynes criticó la medida). El resultado fue una enorme pérdida de capacidad competitiva en los mercados internacionales, que agudizó la recesión británica. Dice un experto en ética, Simon Lee: El embustero NO trata a los otros con igualdad MORAL. Se siente excluido de lo que EXIGE de los demás (Uneasy Ethics). Esa es una distinción muy sabia. Nos hace reflexionar a todos. Bueno, siguiendo con el aspecto económico, aquellos que suponen que, pasado el Covid, el país volverá a "ser el mismo" es probable que se equivoquen. Las crisis de crecimiento DAÑAN la capacidad de crecimiento. A esto los economistas lo llaman "pérdida de producto potencial". No abundaré en el tema, capaz de dormir a muchos lectores. El punto a destacar es que si una economía se enferma (y no sólo por la crisis sanitaria) le ocurre algo similar que a un paciente: No se recupera de un día para otro. Además, si la enfermedad fue grave, será muy probable que requiera diversos cuidados que antes NO necesitaba: dieta, ejercicio, bajar de peso, complementos vitamínicos, etc., En síntesis, un CAMBIO DE HÁBITOS. Una economía "baja de peso" en su recuperación, cuando se desprende de empresas, actividades y hasta sectores productivos que YA NO LE SERÁN NECESARIOS. En un extremo, se trata de la llamada "solución austriaca". Lo que es productivo, sobrevive; lo que no lo es desaparece. De hecho, el presidente López ya ha "desaparecido" muchas empresas. Lo que pasa es que lo ha hecho "a mano alzada". Es como los Fideicomisos, las empresas se van al barranco, sean o no sean productivas. Ése es el problema con los métodos del presidente sapiente. Ya me extendí demasiado. Mientras me repongo.... Veremos

10 vistas0 comentarios